No te querrás sentar junto a este cuadro maldito

La escuela Royal Holloway, de la Universidad de Londres, tiene la dudosa suerte de tener en sus paredes un cuadro con una historia muy peculiar. El cuadro fue pintado por el artista inglés Edwin Lansser. El cuadro terminó en el barco del explorador Jhon Franklin quen tuvo la mala fortura de perderse en el Ártico hace 160 años. Este cuadro fue recientemente recuperados por arqueólogos y pasó a formar parte de la colección de arte de la Universidad. El cuadro fue colocado en un salón destinado a examinar a los alumnos en sus pruebas académicas. Según dicen los propios estudiantes de la universidad, si te sientes al lado del cuadro, puedes estar completamente seguro de que reprobarás, a menos de que el cuadro esté cubierto. Este se ha convertido en uno de los mitos de la universidad que ha pasado de generación en generación a través de los años y, para los estudiantes que han tenido el infortunio de sentarse junto al cuadro, es completamente cierto. El cuadro representa a dos osos polares devorando un barco, aquí te dejamos su imagen.

140914005107__77557680_624_man-proposes-god-dispos